Sábado, 28 Abril 2012 19:46

¿Qué no es?

Escrito por

El Movimiento Zeitgeist no es...

 

Para mostrar y ocultar los párrafos hacer click en su título correspondiente.

 

NO ES una utopía

Una utopía (del griego "lo que no tiene lugar o no existe") puede definirse como una sociedad ideal aparentemente inalcanzable en el momento de su formulación. En este sentido, una utopía tiene un importante componente ideal que hace posible una existencia feliz porque en él reinan la paz y la justicia.

De este modo y por antonomasia, aunque inadecuado, se relaciona lo utópico con lo imposible o inalcanzable (sobre todo por falsos dichos populares nada científicos como "El hombre siempre ha sido malo por naturaleza").

El Movimiento Zeitgeist (MZ) no es utópico: aboga por una actualización de la sociedad a través de la educación, la concienciación e introducción del conocimiento acumulado por la humanidad y de uso de la ciencia como herramienta en la sociedad para lograr implementar un sistema realista y sostenible que se denomina como una Economía Basada en Recursos (EBR).

A primera vista, diseños como los del Proyecto Venus (PV) pueden parecer utópicos. No obstante, éstos solo son la propuesta de un hombre, no la única opción ni la que los de demás proponemos. También debemos recordar que en la historia los mayores avances tecnológicos o de pensamiento fueron tachados de imposibles, o al menos de erróneos, siempre por las mismas instituciones con el poder:  religiosas, políticas y empresariales. Por ejemplo: la iglesia se opuso a la "herética" idea de Galileo de que la Tierra ni era plana ni ocupaba el centro del cosmos, ya que su propuesta era vista por aquel entonces como una tontería que iba en contra de la lógica. Muchos de los grandes considerados como imposibles han terminado demostrándose como viable y han sido aplicados y aceptados.  Asumir la imposibilidad de algo a priori es una falta de creatividad y conocimiento. Actualmente tenemos, los recursos, el conocimiento y la iniciativa para rediseñar una arquitectura integral nueva que pueda crear un mundo donde podamos florecer como civilización. Esto no es una utopía, ni mucho menos una opinión, es un hecho demostrable y tangible a través del uso método científico como herramienta para aproximarse y argumentar. La historia nos demuestra cómo los poderes establecidos del pasado siempre se oponen a un cambio de paradigma en tanto que las instituciones que los conforman se ven vulneradas dentro de su pretensión de ser absolutas y permanentes, lo cual es un absurdo en el orden natural, pues las sociedades humanas están siempre en un constante cambio y en permanente evolución.
    
Por otra parte, la noción de utopía también se asocia con una meta u objetivo idealizado a alcanzar: las sociedades están siempre en transición, por lo que no existe un  destino final sino un nuevo paso en el camino, el cual se construye a lo largo todo del tiempo.

NO ES una organización con fines de lucro

El MZ pretende superar la perspectiva del lucro como incentivo de las personas. Si bien el MZ reconoce que la recompensa monetaria es un factor de motivación general, también reconoce que el incentivo monetario genera una absoluta crisis de valores: una cultura basada en el individualismo, la escasez, la desconfianza, la violencia y la competencia (entendida como competitividad insana y patológica donde por el dinero todo vale).

La mentalidad dominante de buscar a cualquier precio el mayor beneficio al menor costo posible ha demostrado ser una actitud patológica que está poniendo en peligro nuestra supervivencia como especie. El fin nunca ha justificado los medios (!No todo vale!). Al anteponer el interés por el lucro al interés del bienestar social y humano, a no se motiva a las personas a contribuir socialmente de forma significativa, sino simplemente a enriquecerse  individualmente a costa de los demás de cualquier forma posible. El sistema actual es una demencia.

Es por eso que el MZ no sólo no es una organización sin ánimo de lucro, sino que aboga por la absoluta abolición del sistema monetario ya que motiva actitudes inhumanas, patológicas,   y retrógradas en el desarrollo individual, y social.

NO ES un movimiento dogmático

Un dogma es una doctrina concreta, prefijada y sostenida por una institución jerárquica centralizada. Este tipo de doctrinas no admiten réplica ni crítica, ya que serían censuradas bajo consenso. Sus creencias son acatadas por sus miembros y seguidores simpatizantes sin cuestionarlo (o con un bajo grado de cuestionamiento). Las actitudes dogmáticas frenan el entendimiento, destruyen o limitan la comunicación y, por ende, la evolución. Un dogma como creencia es por definición la antítesis del pensamiento científico, ya que aunque sea compartida por inmensas mayorías, nunca está sujeta a ningún tipo de pruebas de veracidad.

El MZ se encuentra abierto a las influencias del entorno y admite cualquier crítica sobre sus entendimientos. Esta forma no dogmática deriva del reconocimiento de la naturaleza emergente de los conocimientos, es decir, aceptamos que la realidad (la naturaleza) siempre cambia y emerge en algo distinto.

En concordancia con esto, no creemos que exista superioridad de un sistema de creencias sobre otro. En este sentido el MZ es práctico y simplemente busca aplicar las técnicas más eficientes para facilitar el desarrollo de la vida humana y utilizar lo mejor que se conoce hasta a la fecha.

NO ES una Organización para crear un "Nuevo Orden Mundial"

La propuesta de una EBR no tiene relación alguna con las posibles agendas políticas que pueda tener la élite financiera, corporativa y gubernamental y que aboguen por la constitución de un gobierno mundial.

La EBR sólo podría llevarse a cabo si todo el planeta dejase de competir entre sí y colaborase al servicio de un único objetivo, la sustentabilidad en un planeta finito. Entonces sería posible declarar los recursos naturales del planeta como patrimonio común de la humanidad. Aunque esto se exprese como una nueva forma de organización de la sociedad, nada tiene que ver con el politizado Nuevo Orden Mundial  y otras organizaciones o iniciativas que proponen que unos pocos sostengan el poder sobre la mayoría de la humanidad y el planeta a costa de lo que sea.

NO ES un Partido Político

El MZ no es un partido político sino un movimiento social. Como tal, es una agrupación informal (no institucionalizada) de individuos dedicada al cambio social, económico y  tecnológico cuya finalidad es la actualización y evolución social.

El MZ no busca tomar el poder, es decir, su interés no es gobernar.

El objetivo principal del movimiento es expandir las tecnologías de código abierto en todos los ámbitos sociales, de manera que el sistema actual quede obsoleto .

A corto plazo trata de ayudar a las personas o a comunidades enteras a depender en lo mínimo del sistema monetario Este objetivo se logra a través del desarrollo, promoción, e implementación de proyectos e iniciativas que aboguen y permitan alcanzar el objetivo expuesto. Por ejemplo, implementación de energías renovables, permacultura, pedagogía ambiental, etc.

A diferencia de las organizaciones políticas, el MZ está organizado en una estructura  absolutamente descentralizada y horizontal, sin filiaciones políticas, ni mucho menos partidistas. (Ver modelo organizativo MZ)

El MZ no necesita la homogeneidad de la que disfrutan los partidos político. Todo lo contrario: su fuerza reside en el pluralismo y en la diversidad de sus miembros, que si bien comparten las nociones fundamentales del mismo, tienen autonomía para ejercer el pensamiento crítico, diferenciarse a cualquier nivel y no perder su identidad e individualidad. La libertad de cuestionar no sólo no es coartada, sino que se fomenta todo el tiempo, pues es una expresión del uso del método científico como herramienta para el desarrollo.

NO ES comunismo

El comunismo existe dentro de un sistema monetario, y por ello tiene bancos, policías y  desigualdad social. En una EBR no existe nada de esto ya que esos problemas dejan de tener sentido y simplemente no se producen.

En cambio, si con el término comunismo nos referimos al ideal de Karl Marx, observamos que no diseñó un modelo o un método técnico para mantener una sociedad sin clases. Una EBR provee un enfoque metodológico para producir abundancia mediante la mejor gestión posible de los recursos y con el menor trabajo humano posible hasta eventualmente eliminarlo. Gracias a ello puede garantizar a todas las personas las comodidades de una sociedad próspera.

En una EBR se llega a las decisiones a través del método científico, donde los procesos de construcción, producción y distribución son administrados y operados por sistemas  computarizados.

NO ES un movimiento Tecnócrata

La tecnocracia es el gobierno de los técnicos. En nuestra propuesta no  gobiernan los técnicos. De hecho no gobierna nadie. Durante la transición desde el monetarismo a la EBR, la sociedad tendrá que ser organizada  técnicamente por personas cualificadas que informen de las necesidades sociales y los recursos disponibles. El gobierno será un conjunto de operaciones automatizadas que se basan en el método científico para ofrecer la mayor eficiencia en sus operaciones: producción y distribución de bienes, educación, sanidad, etc...

El criterio utilizado para cualquier decisión es siempre el mayor beneficio y prosperidad social.

Por esto, utilizamos la tecnología para tomar toda la información posible y llegar a las  decisiones (no para tomarlas). Los ordenadores tienen la ventaja de poder procesar muchos más datos que las personas y no están sujetas a los caprichos y   los prejuicios culturales a los que sí estamos expuestos los humanos, lo cual sesga nuestras capacidades de juicio. Confiamos en la tecnología  porque es capaz de operar como un humano experto. El rol de las personas entre otros será el de supervisar estos sistemas.

NO ES una organización centralizada

El MZ se estructura de forma descentralizada. Es decir, no tiene líderes que ordenen qué hacer o qué no hacer, ya que toda la información (el poder) está distribuida horizontalmente entre todos los miembros involucrados. Cada miembro aprende a tomar decisiones por sí mismo guiándose por sus entendimientos sobre cómo contribuir al todo y  aprendiendo a no utilizar criterios individualistas como el gusto, placer o conveniencia personal. El MZ mantiene una estructura horizontal y circular, ya que reconoce la naturaleza simbiótica: todos estamos conectados con todos.

Reconocer el carácter emergente de la realidad nos permite estar abiertos y ser flexibles ante los cambios del entorno. Ésta actitud regenerativa es útil para crecer y adaptarnos. Renovarse o perecer.

NO ES una organización secreta u ocultista

El MZ es absolutamente público y transparente, no tiene secretos ni líderes. Se basa en compartir y extender su naturaleza, no en ocultarla.
 

NO ES una secta, grupo selecto, cerrado o elitista

Entendemos que una secta es un grupo de personas que comparten una forma de pensamiento destructivo con devoción al líder o ídolo y con fuerte apego paternalista hacia éste. Emplea técnicas de manipulación mental y conductista para persuadir y controlar a sus adeptos y asegurar los objetivos del líder del grupo o de la organización. Restringen la libertad de educación, expresión y circulación de sus miembros. Mantienen cultos, prácticas y ritualismos. Inducen a sus miembros a la explotación económica, sexual o abuso general de personas.

En contraposición a estas características, el MZ está abierto a todos sin distinciones ni condiciones de ningún tipo, ya que considera estas divisiones ilusorias, falsas, inmovilizantes, obsoletas y artificialmente creadas por los grupos de poder para dividir a la humanidad.

NO ES una sociedad de beneficencia

Si bien celebramos cualquier acto de caridad, nuestro objetivo es solucionar la causa de los problemas en nuestra sociedad desde la raíz.

La solidaridad está bien como actitud, pero el MZ aspira a la igualdad, lo cual no está relacionado con perder (algo como la individualidad), sino con ganar.

NO ES un movimiento esotérico ni de Nueva Era (New Age)

Si bien procuramos un cambio de mentalidad que permita la receptividad de nuevos conocimientos y el cuestionamiento de los actuales valores de la sociedad, sostenemos que ese cambio por sí sólo no creará las condiciones necesarias para la supervivencia de la vida sobre la Tierra. El MZ no se basa en la fe o creencia de que la realidad cambiará de la  forma que él mismo propone, sino en posibilidades concretas de modificar la realidad.

Por ejemplo, un niño hambriento no será alimentado por el hecho de que la humanidad entera medite, rece oraciones o haga rituales sobre la necesidad de que sea alimentado.

NO ES un movimiento izquierdista

Ni centrista ni derechista. En realidad, el entendimiento del MZ supera la horizontalidad inmovilizante de la política bipolar. Exigir igualdad para la humanidad podría ser considerado actualmente como procedente de la izquierda del espectro político. En un sistema  monetario dinero es igual a poder, por lo que en el contexto de la lucha por conseguir generar igualdad, ésta por definición es negada al imperar la ley del más fuerte. Somos apolíticos y racionales.

NO ES un movimiento anti-sistema.

No luchamos contra el actual sistema: creamos un nuevo sistema. En este sentido somos alternativos al sistema (alter-sistema) o constructores de uno nuevo (pro-sistema). Otra forma de entenderlo es viendo al movimiento como uno que es pro EBR (Pro Economía Basada en Recursos).

end noES

Leido 4526 veces Modificado por última vez el Lunes, 30 Abril 2012 13:32

Galería multimedia

Introducción EBR